Grifols presenta AlphaKit® QuickScreen, un nuevo dispositivo para el cribado del déficit de alfa-1 antitripsina


10.09.2013
  • En tan sólo unos minutos y con unas gotas de sangre, detecta si la persona es portadora de la proteína Z, responsable de más del 95% de los casos severos de esta enfermedad rara.
  • En adultos, la sintomatología más frecuente suele coincidir con una enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) que, si no se trata adecuadamente, puede derivar en un enfisema pulmonar. En niños, el déficit de alfa-1 es la causa más común de enfermedad hepática.
  • Unas 100.000 personas en Europa padecen esta patología genética, de las que más de 10.000 estarían en España, aunque más del 90% de los afectados siguen sin estar diagnosticados.

Barcelona, 10 de septiembre de 2013.- Grifols, tercera compañía del mundo en la producción de medicamentos biológicos derivados del plasma y que también fabrica productos de farmacia hospitalaria y tecnología diagnóstica para uso clínico, ha presentado en el congreso anual de la Sociedad Europea de enfermedades Respiratorias (ERS) AlphaKit® QuickScreen, un nuevo dispositivo con el que los médicos podrán realizar el cribado  del déficit de alfa-1-antitripsina (DAAT), una enfermedad rara y hereditaria que es la causa principal de enfisema pulmonar severo y EPOC en adultos, y la causa más común de enfermedad hepática en niños.

AlphaKit® QuickScreen permitirá a los médicos agilizar el diagnóstico de manera rápida y sencilla. Sólo requieren unas gotas de sangre del paciente y los resultados de la prueba están disponibles en 15 minutos.

"La buena noticia para la mayoría de pacientes es que el déficit de alfa-1-antitripsina puede ser rápidamente descartado durante un examen médico y sólo se tiene que hacer una vez en la vida. Si el resultado es positivo, supone que el paciente es portador de esta mutación genética y puede tener el riesgo de desarrollar la enfermedad", afirma el doctor Claus Vogelmeier, profesor de Medicina Interna y Respiratoria en el Hospital de las universidades de Giessen y Marburg, en Alemania. "Entonces, se puede proceder a una prueba de diagnóstico completo para realizar, como siempre hacemos, el diagnóstico definitivo e iniciar, si procede,  la terapia sustitutiva", concluye este experto. 

AlphaKit® QuickScreen permitirá agilizar el diagnóstico de los pacientes, reduciendo el tiempo y el número de médicos necesarios para hacer un diagnóstico preciso y oportuno. "Normalmente se tarda siete años y la opinión de cuatro o más médicos antes de llegar al diagnóstico del  DAAT" comenta el doctor Marc Miravitlles, neumólogo e investigador principal del Departamento de Neumología del Hospital Vall d'Hebron de Barcelona. La sintomatología de la enfermedad suele coincidir con una EPOC pero "en este punto del diagnóstico, los pacientes son sintomáticos y es evidente que no se trata de una EPOC típica".

El déficit de alfa-1, una enfermedad infradiagnosticada

La prevalencia estimada del déficit de alfa-1-antitripsina es de 33 casos por cada 100.000 habitantes, una prevalencia mayor que otras enfermedades raras de pulmón como son la fibrosis quística o la hipertensión arterial pulmonar. Si se analiza la prevalencia Europa, el número estimado de pacientes afectados por el déficit de alfa-1 ascendería a unas 100.000 personas. No obstante, más del 90% de los potenciales afectados no están diagnosticados. La estimación que manejan los expertos es que aproximadamente sólo un 5% de las personas afectadas tienen un diagnóstico adecuado.

En España se estima que más de 10.000 personas podrían padecer esta enfermedad genética, siendo portadores del fenotipo Z causante del déficit severo. La falta de conocimiento de la enfermedad, y los síntomas comunes a la EPOC hacen que exista un retraso del diagnóstico en el adulto de aproximadamente 10 años.

La sintomatología difiere dependiendo del grado de severidad y tipo de mutación genética, pero un adulto con déficit de alfa-1 suele presentar una pérdida progresiva de función pulmonar, factor que coincide con síntomas característicos de la EPOC. Es por ello que las guías internacionales de la ATS/ERS y la OMS recomiendan que a los pacientes con EPOC se les realice el test del déficit de alfa-1 una vez en su vida.

Si los pacientes no reciben el tratamiento adecuado, puede derivar en un enfisema pulmonar que, finalmente, podría traducirse en un fallecimiento prematuro si no se realiza un trasplante del órgano. En niños, el déficit de alfa-1 es la causa más común de enfermedad hepática.

El compromiso de Grifols con la investigación

Grifols fue una de las primeras compañías en ofrecer a los médicos una prueba diagnóstica: AlphaKit®, que también se puede utilizar para evaluar a los pacientes en situación de riesgo de padecer la enfermedad. El proceso para obtener resultados con este dispositivo tarda aproximadamente dos semanas. Ambos kits, AlphaKit® y AlphaKit® QuickScreen son complementarios.

El objetivo de Grifols es promover el conocimiento sobre el déficit de alfa-1 y animar a los pacientes a realizar un diagnóstico o a descartar la enfermedad al principio de sus vidas. Esto permite a los pacientes tomar decisiones informadas acordes con el resultado obtenido, así como incorporar los cambios necesarios a su estilo de vida que permitan alargarla.

Grifols prevé introducir Alphakit® QuickScreen progresivamente en varios países europeos a partir de principios de 2014 y en Norteamérica en 2015. 

Sobre Grifols

Grifols es una compañía global que desde hace más de 70 años contribuye a mejorar la salud y el bienestar de las personas impulsando tratamientos terapéuticos con proteínas plasmáticas, tecnología para el diagnóstico clínico y especialidades farmacéuticas de uso hospitalario.

Actualmente es la tercera compañía del mundo en la producción de medicamentos biológicos derivados del plasma, cuenta con presencia en más de 100 países y es líder mundial en suministro de plasma con 150 centros de donación en Estados Unidos. Grifols está comprometida con la mejora del acceso a sus tratamientos con proteínas plasmáticas mediante la continua innovación y ampliación de sus instalaciones productivas y el estudio de nuevas posibilidades terapéuticas para las proteínas del plasma. La compañía, con sede central en Barcelona, España, emplea a más de 11.000 profesionales. 

En 2012 las ventas superaron los 2.620 millones de euros. Las acciones ordinarias de Grifols (Clase A) cotizan en el Mercado Continuo Español y forman parte del Ibex-35 (GRF), mientras que las acciones sin voto (Clase B) también cotizan en el Mercado Continuo (GRF.P) y en el norteamericano NASDAQ (GRFS) mediante ADRs (American Depositary Receipts).  Para más información visite www.grifols.com

Gabinete de prensa de Grifols

Raquel Lumbreras : raquel_lumbreras@duomocomunicacion.com

Borja Gómez: borja_gomez@duomocomunicacion.com

Tel. +34 91 311 92 89 / 90