El presidente de la compañía, Víctor Grífols Roura, distinguido con la Creu de Sant Jordi


12.04.2017

Víctor Grífols Roura ha sido distinguido con la Creu de Sant Jordi en 2017 por su labor al frente de una empresa familiar que a lo largo de los últimos años ha vivido un proceso acelerado de internacionalización y crecimiento hasta llegar a ser un referente en derivados del plasma.

Víctor Grífols Roura (Barcelona, 1950) es el actual presidente de la compañía de la que fue consejero delegado desde 1985 hasta 2016. Representa la tercera generación familiar al frente de la empresa y ha sido quien le ha dado el empuje definitivo para lograr su internacionalización y la conquista de los mercados mundiales. Cursó estudios de Ciencias Empresariales en la Universidad de Barcelona y se incorporó a la compañía en 1974. Dotado de una gran visión empresarial, asumió la dirección comercial en 1979. En 1985 fue nombrado consejero delegado. Dos años después del nombramiento, reorganizó la compañía como un holding de empresas con actividades diferenciadas por especialidad. La obtención de la licencia FDA en 1995 para las instalaciones de producción de derivados del plasma situadas en Barcelona (Parets del Vallés), abrió nuevos horizontes para la comercialización de estos medicamentos en otros mercados. Así, en 1997 Grifols estableció filiales en los principales países europeos y progresivamente la compañía ha continuado promoviendo su internacionalización. Hoy Grifols está presente en 30 países de forma directa y comercializa sus productos en más de 100 países.

Gran conocedor de la industria de los derivados del plasma, creyó que era fundamental para la compañía tener asegurado el abastecimiento de su principal materia prima: el plasma. En 2002 la compañía incorporó a su estructura una red de 45 centros de donación de plasma en Estados Unidos y continuó con adquisiciones posteriores. Actualmente cuenta con más de 170 centros en Estados Unidos.

Además de impulsar la internacionalización de la compañía, Víctor Grífols Roura también fue el artífice de la salida a bolsa de Grifols en el año 2006, para poder competir en el mercado global en igualdad de oportunidades que otros productores de derivados del plasma. También propició la adquisición de Talecris, una oportunidad estratégica única que ha permitido la consolidación de la compañía como la tercera del mundo del sector de derivados del plasma y la primera de Europa. La compra de la unidad de diagnóstico transfusional de Novartis situó Grifols como referente mundial en medicina transfusional.

En 2016, más del 94% de la cifra de negocio de la compañía se ha generado fuera de España. La expansión geográfica has sido clave para impulsar su crecimiento.

Perseverante y audaz, su visión de empresario ha sido el complemento perfecto al alto nivel científico e innovador que ha caracterizado a la compañía desde que su abuelo José Antonio Grífols Roig y su padre y su tío, Víctor y José Antonio Grífols i Lucas fundaron los Laboratorios Grifols en 1940.